martes, 22 de julio de 2014

Las historias

Marta Vidán, Barcelona.

En francés todo suena más suave. Hay humedad en Barcelona o, mejor dicho, hay Barcelona en humedad. En francés todo canta. El calor se crece, se viene arriba, está en la cresta de la ola. Sólo la cerveza permanece fría. El gato intenta meterse en el frigorífico, los humanos también lo haríamos si cupiéramos.

En francés es trampa. M. dice: "La realidad siempre me jode las historias", y por eso es enorme. El pan francés es dulce. A las siete de la mañana el gato decide que es buena hora para empezar el día, hay que aprovechar bien la mañana. 

La casa huele a pintura. Raúl del Pozo escribió No es elegante matar a una mujer descalza. El gato se deshace con la música en francés.


Sandrine Kiberlain, M'envoyer des fleurs. Vía artmaniepeinture.

2 comentarios:

Marina Pereda dijo...

No había leído esta entrada. Qué recuerdos del verano francés en Barcelona.

Marta Vidán López dijo...

Un mes de julio tragicómico, agotador y maravilloso.